Ir al contenido principal

Puros cuentos 3

Poco a poco se acerca el momento de publicar material inédito, mientras tanto deléitense con el texto que le sacó ampula al mismísimo Paco Espinosa (errr... si no saben quien es pues lean aquí).

¿QUÉ TANTO ES TANTITO? EL FANDAMENTALISMO DE LOS COMIQUEROS.

-Fue una historia imaginaria, soñada por
Jimmy Olsen después de haber sido pateado
en la cabeza por Cometa, el caballo de
Superchica. Realmente nunca sucedió.
-Ninguna de estas historias realmente sucedió.
-Fuera de mi tienda.
Diálogo entre el gordo comiquero y Bart Simpson.

En la entrega pasada mencioné cierto término que produjo dudas en algunos lectores, así que he decidido aplazar la columna en donde al mismo tiempo demostraba que Neil Gaiman no es un buen escritor de cómics y que dios no existe para ceder el espacio a la definición de ese término. Espero poder publicar mi argumento ateogaimanesco en algún número posterior.
Dentro de las religiones, es común encontrar corrientes que pretenden que los textos sagrados sean interpretados de manera literal, anteponiéndolos incluso a las leyes civiles. Así, tenemos que los fundamentalistas católicos pretenden negar la diversidad natural, social y cultural humanas únicamente porque un texto escrito por algún chiflado dice que por pecadoras, unas cuidades que ni existieron ardieron bajo una lluvia de azufre (mmmm… hablo de Sodoma y Gomorra). A estas corrientes se les denomina fundamentalistas, por seguir ciegamente los textos fundamentales de su creencia.
Dentro del círculo de lectores de cómics es común encontrar a aquellos que pretenden negar todo atisbo de imaginación de los escritores y dibujantes que desean alterar el status quo de sus personajes favoritos arguyendo que “no se respeta la personaje” o que tal o cual situación novedosa “traiciona los fundamentos sobre los que está construido el universo editorial en cuestión”. Estoy de acuerdo en que existen ciertas características que convierten a un personaje en algo único –por ejemplo, el poder y la responsabilidad de Spidey o la imposibilidad de amar de Batman-, y son esas mismas características las que hacen que los adoremos al punto de hacerlos compañeros de nuestra vida y considerarlos como entes de carne y hueso, con emociones, sentimientos y raciocinio propios. Pero de ahí a que el personaje no pueda desarrollarse y mostrar cambios de actitud –y que incluso se nieguen guiones legendarios- es algo que debe sopesarse con base en la calidad de la propia historia y del escritor en turno, no comparándolo con historias previas.
Hay que recordar que los cómics son producto de la imaginación de varias personas, y en la mayoría de los casos reflejan el momento histórico por el que pasan. Nadie se queja de que la actual Mary Jane nada tiene que ver con la bailarina a go go que era cuando apareció por primera vez, ni nadie extraña que Batman en su orígenes mataba y nalgueaba -aunque no precisamente en ese orden- malandrínes y malandrínas (juro por diosito que sí lo hacía) puesto que son situaciones de acuerdo a la época, que se verían ridículas en la actualidad. Es necesario generar cambios dentro de los personajes para mantenerlos frescos y atractivos. Imagínense un cómic de Superman inmutable, en donde, por ser el héroe más poderoso pues no te la crees que vaya a perder (esperen, eso sí está pasando). En fin, que de los giros de tuerca e ideas locas, algunas buenas, otras malas, otras muuuuy malas, que se les ocurren a los guionistas es que nuestra lectura se nutre, ya está en cada quien decidir que le gusta y que no pero siempre en base a la propia narración, no a lo escrito con anterioridad. No deberían existir los dogmas dentro de los lectores comiqueriles (ni dentro de nadie).
Y navegando por internet me topé con la definición de los fundamentalistas del cómic, mejor llamados fandamentalistas, por aquello de fanboy: Fans que agresivamente creen que la única interpretación válida de cualquier fuente de entretenimiento es una adherencia dogmática a su versión favorita de dicha fuente. Cualquier cambio al más pequeño detalle será recibido con un desprecio frenético.
¿Alguien se identifica? No se preocupen, recuerden que la realidad son puros cuentos.

Comentarios

zacek ha dicho que…
Como dijera el mítico Moore, "Esta es una historia imaginara, pero ¿acaso no lo son todas?"
Esto me recuerda de como los blogers comiqueros repudiaron el monster de "Spiderman: Con grandes poders" De editorial Televisa. Algunos solo por el hecho de que el tio Ben fue dibujado con bigote,que cosas no.
nadapunk ha dicho que…
Jajaja, le has dado en el clavo Zacek, y la frase de Moore es una d e las pocas verdades absolutas que existen.
Saludos
Pepper ha dicho que…
Pero ese tambien es el punto Rodrigo, todos los fanboys creen tener la verdad absoluta y pueden encontrarles millones de errores a las historias por bien pensadas y escritas que esten, y si a veces son insignificantes los errores, en mi opinion debemos hacer un criterio propio no basado en lo que has leido sobre como debe ser tu heroe favorito

Entradas populares de este blog

2009 en el cine

Años vienen, años se van y siempre quedan recuerdos, malos o buenos.
He aquí un breve recuento de lo mjeor y lo peor que vi el 2009, tal como se explica en la introducción, no está todo. Lástima.

Star Trek (J. J. Abrams). El cine hollywoodense y las retcons pueden ser inteligentes. La película del año.El Luchador (The Wrestler, Darren Aronofsky). Después de la soberana mamada que fueThe Fountain, Aronofsky se reivindica con LA película gringa sobre lucha libre. Grandes actuaciones + gran guión + gran dirección = nuevo clásico.Reli…qué? (sic) (Religulous, Larry Charles). Dios no existe. Por lo menos el dios asesino, sexista, racista y antinatural de los judeocristianos. Extraño estreno, dado lo ignorante de nuestro país (o a lo mejor por eso dio el semanazo).G. I. Joe: El origen de cobra (G. I. Joe: The Rise of Cobra, Stephen Sommers). Antes de que los comunistas me linchen: G. I. Joe no es una película patriotera proyanqui, simplemente es un churro divertidísimo con unos efectos más im…

Puros cuentos 4

La extinta revista de cómics alguna vez publicó un "especial" sobre villanos. Justo durante su concepción tuve mi desencuentro con los "editores" y la siguiente columna no fue publicada, aunque sí publicaron el listado de los 20 mejores villanos que hice, obviamente sin darme el crédito correspondiente.
Lo siguiente que leerán es una pequenísima disertación sobre lo que considero son los principales lastres que los cómics han tenido. Cualquier comentario es bienvenido y a partir del siguiente número esta columna presentará cosas totalmente nuevas.
Ahhh, por si se preguntaban, el listado de los 20 villanos lo tendrán mañana.

Villanos reales del mundo comicñero.

Aprovechando el especial de villanos de ocupa todo lo ancho y largo de esta revista, me permito poner a su consideración lo que, en mi humilde opinión, constituyen las más grandes abominaciones que han asolado al mundo de la fanchiquillada.Y no me refiero a Sinestro o al Dr. Doom (que injustamente no ocupó el pri…

Mi cómic mexicano favorito.

Me gustan los superhéroes, no me avergüenza decirlo. Es más, alguna vez discutiendo con un conocido concluí que, más que leer cómics, me gusta leer superhéroes.
De niño no leía Kalimán, Fantomas, La Familia Burrón o cualquier otra de las historietas "cumbre" de la industria mexicana, yo leía al Hombre Araña, Supermán (así, con acento) y Batman, de cómic mexicano leía los de Parchis y recuerdo que me gustaban, aparte de ser fan del grupo (o sea, tenía 5 o 6 años, no se burlen), porque de repente tenían aventuras cuasi superheroicas.
En fin, penas ajenas aparte, en los 90 conocí el que a la postre se convirtió en mi cómic mexicano favorito. Lo que a continuación leerán fue publicado en Comic Zone, aunque la versión que presento aquí es la que originalmente mandé, sin recortes revanchistas ni edición podofacta*, además contiene muestras de mi finísimo sentido del humor (que a unos años de distancia me parece bien que las hayan eliminado en la versión impresa). Tal como dice ahí, …