Ir al contenido principal

Por qué discuerdo...

Aunque suene trillado y hasta demagógico, el mundo en el que vivimos, al menos para los afortunados que contamos con acceso a internet y a una educación más o menos de calidad*, está globalizándose de una manera tal que la palabra ignorancia ha dejado de significar desconocimiento, para pasar a significar desidia. Es decir, ya no hay pretextos para desconocer las culturas, idiosincracias y realidades de cualquier otra parte del mundo salvo las ganas de no hacerlo.
Y esas ganas, por lo visto, son enormes dado que resulta incomprensible (o bueno, no tanto, pero otro día hablaré de ello) que la gente no quiera informarse, instruirse, o simplemente buscar un poco más allá de lo que a los medios de comunicación "oficiales" les conviene ofrecer, ya sea por órdenes del sistema o por la ignorancia propia de sus sus comunicadores.
La oferta cultural mediática** es incompleta por las razones arriba mencionadas, pero también porque la academia ha propiciado la formación de una cultura oficial, apegada a normas y reglas para las que no existe fundamento alguno, salvo en las subjetivas miradas de los sesudos intelectuales que las formulan. Es en esas miradas donde es válido leer nóbeles de literatura, escuchar jazz, ver películas de "arte" o asistir a exposiciones de arte contemporáneo, todo gracias a que ello constituye parte del saber culto, de la información educada, o en palabras más tendenciosas, de lo que todo mundo debría saber para poder ser considerado un intelectual.
Es la misma cultura academicista la que cataloga a otras formas de expresión como cultura basura, chatarra o de plano no la considera cultura. Así, leer cómics, escuchar heavy metal, ver películas de corte fantástico o asistir a exposiciones de arte "alternativo" constituye una falta de educación,a pesar de que dichos objetos culturales, la mayoría de las veces, nos permiten conocer de una manera más objetiva y completa la realidad, social o histórica, del lugar que las vió nacer.
Y es por ello que el sistema las considera peligrosas, ya que el conocer de manera integral otras formas de pensamiento evidencia las carencias de nuestra propia cultura oficial, al mismo tiempo que genera una ansia por conocer más de otras formas de expresión, en pos de encontrar aquella que nos pueda servir como válvula de escape a nuestras propias necesidades de comunicación.
Es por eso que discuerdo con la oferta cultural que me brindan los medios, porque es incompleta y, casi siempre, enfocada a perpetuar la idea de lo que ellos consideran que debemos saber. El mundo es un lugar muy grande, tan grande como que cada cabeza es un mundo, y gracias a las tecnologías actuales podemos conocer tanto como queramos y, tal vez, de la manera más objetiva posible.
Discuerdo con los intelectuales que niegan la diversidad de diversiones, con los que niegan a mis pasatiempos la posibilidad de ser estudiados y analizados, con los que no se atreven a mirar más allá del corral y con los que impiden la comunicación masiva de culturas diferentes a la suya.
También discuerdo con la gente que no busca más allá de lo evidente, que se conforma con lo que le ofrecen y que piensa que su vida no podría estar más completa. Es gracias a esta discordia que surge este sitio, cuyo objetivo es divulgar y socializar la "otra" cultura.
Pero discuerdo también tiene otro significado. El prefijo dis- significa negación u oposición. Así, dis-cuerdo, quiere decir no cuerdo, o loco, si lo prefieren. No caeré en el lugar común de decir que de músico, poeta y loco todos tenemos un poco, simplemente porque es falso. Decir que todos tenemos algo de músicos es una falta de respeto contra aquellos que se han esforzado en serlo (y no, los reggaetoneros y los "bándalos" (sic) norteños no son músicos. Darle a un instrumento no te convierte en músico, si lo sabré yo). Cualquier hij@ de vecina puede escribir "poesía" (tu que eres poeta y en el aire las compones...), pero sólo un par de personas en el mundo, lo saben hacer bien (posiblemente sean más, algún día las descubriré).
Y de locos, quizás sea la única de la que efectivamente todos tenemos un poco, pero así como entre los perros hay razas, hay de locos a locos. Yo prefiero considerarme como un loco de acuerdo a la definición de Ambrose Bierce en su excelentísimo Diccionario del Diablo, reproduzco aquí la definición para que, si alguien lo desea, considere que también se aplica para su persona y convirtamos a este mundo en un planeta de locos:

Loco, adj. Dícese de quien está afectado de un alto nivel de independencia intelectual; del que no se conforma a las normas de pensamiento, lenguaje y acción que los conformantes han establecido observándose a sí mismos; del que no está de acuerdo con la mayoría; en suma, de todo lo que es inusitado. Vale la pena señalar que una persona es declarada loca por funcionarios carentes de pruebas de su propia cordura. Por ejemplo, el ilustre autor de este Diccionario no se siente más convencido de su salud mental que cualquier internado en un manicomio, y --salvo demostración en contrario-- es posible que en vez de la sublime ocupación a que cree dedicar sus facultades, esté golpeando los puños contra los barrotes de un asilo y afirmando ser Noé Webster, (autor del diccionario Webster) ante la inocente delectación de muchos espectadores desprevenidos.

Y ya entrados en calor les dejo la definición de locura, del mismo autor:

Locura, s. Ese "don y divina facultad" cuya energía creadora y ordenadora inspira el espíritu del hombre, guía sus actos y adorna su vida.

Bienvenidos a este espacio cuya única finalidad es no ser uno más.

*No discutiré que significa "de calidad", baste decir que el hecho de estudiar una licenciatura puede traducirse como una mejor calidad de vida. Y no me refiero únicamente al aspecto económico, aunque el sistema así nos lo quiera vender.

**De aquí en adelante por mediático me refiero a los medios de comunicación oficiales o comerciales.

Comentarios

Sara P. ha dicho que…
HA SIDO GRATO LEER ESTE TEXTO, ME ALEGRA QUE SEAS UN LOCO EXCEPCIONAL.
Felicidades por el blog, lo estaremos leyendo amigo.

¡Duro con el chilito piquín!
SSTAN ha dicho que…
Buen post mi estimado y definitivamente esta serie excelente, ojala que ahora que llego watchmen y Maus, aqui en México se editen otros titulos kmo el aqui mencionado, salu2 y ojala puedas visitar y seguir tambien mi blog

http://sstan-wolvi.blogspot.com/

Nos estamos leyendo

Entradas populares de este blog

2009 en el cine

Años vienen, años se van y siempre quedan recuerdos, malos o buenos.
He aquí un breve recuento de lo mjeor y lo peor que vi el 2009, tal como se explica en la introducción, no está todo. Lástima.

Star Trek (J. J. Abrams). El cine hollywoodense y las retcons pueden ser inteligentes. La película del año.El Luchador (The Wrestler, Darren Aronofsky). Después de la soberana mamada que fueThe Fountain, Aronofsky se reivindica con LA película gringa sobre lucha libre. Grandes actuaciones + gran guión + gran dirección = nuevo clásico.Reli…qué? (sic) (Religulous, Larry Charles). Dios no existe. Por lo menos el dios asesino, sexista, racista y antinatural de los judeocristianos. Extraño estreno, dado lo ignorante de nuestro país (o a lo mejor por eso dio el semanazo).G. I. Joe: El origen de cobra (G. I. Joe: The Rise of Cobra, Stephen Sommers). Antes de que los comunistas me linchen: G. I. Joe no es una película patriotera proyanqui, simplemente es un churro divertidísimo con unos efectos más im…

Puros cuentos 4

La extinta revista de cómics alguna vez publicó un "especial" sobre villanos. Justo durante su concepción tuve mi desencuentro con los "editores" y la siguiente columna no fue publicada, aunque sí publicaron el listado de los 20 mejores villanos que hice, obviamente sin darme el crédito correspondiente.
Lo siguiente que leerán es una pequenísima disertación sobre lo que considero son los principales lastres que los cómics han tenido. Cualquier comentario es bienvenido y a partir del siguiente número esta columna presentará cosas totalmente nuevas.
Ahhh, por si se preguntaban, el listado de los 20 villanos lo tendrán mañana.

Villanos reales del mundo comicñero.

Aprovechando el especial de villanos de ocupa todo lo ancho y largo de esta revista, me permito poner a su consideración lo que, en mi humilde opinión, constituyen las más grandes abominaciones que han asolado al mundo de la fanchiquillada.Y no me refiero a Sinestro o al Dr. Doom (que injustamente no ocupó el pri…

Comicñeros al grito de guerra

La fenecida revista comiqueril tenía una sección en donde se ofrecian dos puntos de vista sobre algún personaje o argumento. Llegó el momento en que a alguien (creo que fue a Oscar Amador pero no estoy seguro) s ele ocurrió que para hacerla más interesante, en lugar de que fuera un mismo escritor el que argumentara por ambos bandos, realmente se enfrentaran dos mentalidades diferentes. El primer resultado (y no se si hubo alguno más) fue la siguiente discusión sobre la ya mítica Civil War. Dirán lo que quieran pero gracias a esa serie tenemos la bonanza editorial televiso/marveliana d ela que gozamos hoy día, y, caso curioso, es una historia que le gusta mucho a aquellos no aficionados a los cuadritos. Creo que ahí radica su verdadero éxito.
El siguiente debate fue desarrollado por un servidor en combate con Francisco Espinosa, enciclopedia comicñeril andante y locutor del programa Comiconexión (y apuesto mi cómic más chafa a que en él basaron para crear a Pandamonium, [es broma Paquit…